Volver
Filtrar
Luna de miel en Martinica
Pide ofertas
Hoy les proponemos una luna de miel en un destino muy especial: Martinica, una isla europea situada en el Caribe donde la tranquilidad y sus paisajes son el principal atractivo.

Martinica es una isla francesa que se encuentra en las Antillas del Mar Caribe, también se conoce como La Perla del Caribe o La isla de las flores, es un lugar paradisíaco para una luna de miel muy especial. Se enamorarán de sus playas, arena finísima y agua cristalina rodeada de la selva tropical.

Este es un destino en el que se mezcla todo el sabor y el mestizaje caribeño con influencia europea. Se dice que en Martinica nunca se acaba el verano, así que se puede disfrutar a lo largo de todo el año. Si estás pensando en este paraíso para la luna de miel, aquí tienen algunas de las cosas que no pueden dejar de visitar.

Fort-de-France. Es la capital de la isla y seguramente lo primero que verán si escogen este destino para el viaje de novios. Antes de perderse de amor en sus playas más paradisíacas los invitamos a pasear por la bahía de Fort de France, considerada como una de las más hermosas del mundo. También pueden dar un paseo por los preciosos jardines de La Savane. Sus mercados de frutas, verduras y especies, o el de pescados son otra parada obligada, así como contemplar la imponente catedral de Saint-Louis, la biblioteca Schoelcher, la estatua de la emperatriz Josefina o la Basílica Montmatre de Balata, se trata de una réplica más pequeña del Sagrado Corazón de París.

Sus playas. Si son amantes de la tranquilidad y les gusta disfrutar del mar y la brisa tropical, no pueden dejar de visitar la Playa de las Salinas. Es una hermosa playa de arena blanca y agua cristalina, tienen que probar la delicia de sus cocos que encontrarán por todas sus playas. Desde aquí pueden visitar la Roca del Diamante y la isla de Santa Lucía.

Fondos Blancos. Otro de los atractivos de la costa de Martinica son sus fondos blancos, se trata de fondos de arena que prácticamente afloran a la superficie del mar. Es toda una experiencia adentrarse caminando a más de 100 metros de la orilla de la playa y ver como el agua tan solo cubre hasta la cintura. Pueden encontrar este atractivo entre la península de Santa Ana y Le Robert. Uno de los fondos blancos más famosos son los de la Baignoire de Joséphine.

Otros destinos

Volver arriba