Volver
Filtrar
Luna de miel en Budapest
Consulta precios
Si quieren viajar al viejo continente para la luna de miel, Budapest es romántica, seductora, económica y con múltiples planes. Te invitamos a descubrir Budapest.

Si están pensando en un viaje por Europa para la luna de miel, Budapest es una de las principales capitales que los dejará sorprendidos y enamorados. La capital de Hungría es un destino económico, vibrante y con un sin fin de planes para hacer. Si quieren descubrir todo lo que ofrece esta gran ciudad, sigue nuestras recomendaciones.

El Parlamento. Es el edificio más representativo de toda la ciudad, además es el tercer Parlamento más grande después del de Rumanía y Argentina.

El Puente de las Cadenas. Es el puente más conocido de todo el Danubio y también el más antiguo de la capital húngara. Se conoce también como el Puente Széchenyi. Una de las postales más lindas de la luna de miel es este puente en la noche para apreciar las lucecitas de la ciudad en el reflejo del agua.

El Castillo de Buda. Esta es una de las imágenes de la ciudad más conocidas por los turistas. El castillo, también se conoce como Palacio Real, ya que fue antiguamente la residencia oficial de la monarquía húngara. Para subir a visitarlo, la mejor forma es coger el funicular Budayári Sikló aunque los más atrevidos también pueden subir a pie.

El Bastión de los pescadores. Una visita obligada para observar la belleza de la ciudad es visitar este mirador situado en la colina de Buda. Podrán contemplar todo el esplendor de Pest y el Danubio. Está formado por siete torres que simbolizan las siete tribus que fundaron Hungría en el siglo IX.

El Mercado Central. Los invitamos a contemplar la concurrida vida diaria de los habitantes de la ciudad y a degustar los platos más típicos de Hungría a un precio increíble. Algunos de sus platos típicos son el goulash, el lecso, los hígados de ganso, la sopa de pescado y para el postre el pastel enrollado o Vegyes Rétes.

Széchenyi. El plan perfecto para terminar un viaje de novios maravilloso es relajarse con un baño en Széchenyi. La capital húngara se construyó sobre una falla por lo que hay 100 fuentes termales. Las termas de Széchenyi tienen 15 piscinas interiores, 10 saunas y baños turcos y tres grandes piscinas exteriores en donde la gente charla y juega al ajedrez. ¿Qué estás esperando?

Otros destinos

Volver arriba